viernes, 2 de marzo de 2018

¿QUÉ HARÁ DIOS CON NOSOTROS?


“El Evangelio de Hoy”: Mt 21, 33-43.45-46

Lectura del santo evangelio según san Mateo:

En aquel tiempo, dijo Jesús a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo: "Escuchen otra parábola: Había un propietario que plantó una viña, la rodeó con una cerca, cavó en ella un lagar, construyó la casa del guarda, la arrendó a unos labradores y se marchó de viaje. Llegado el tiempo de la vendimia, envió sus criados a los labradores, para percibir los frutos que le correspondían. Pero los labradores, agarrando a los criados, apalearon a uno, mataron a otro, y a otro lo apedrearon. Envió de nuevo otros criados, más que la primera vez, e hicieron con ellos lo mismo. Por último les mandó a su hijo, diciéndose: "Tendrán respeto a mi hijo." Pero los labradores, al ver al hijo, se dijeron: "Éste es el heredero: vengan, lo matamos y nos quedamos con su herencia." Y, agarrándolo, lo empujaron fuera de la viña y lo mataron. Y ahora, cuando vuelva el dueño de la viña, ¿qué hará con aquellos labradores?"
Le contestaron: "Hará morir de mala muerte a esos malvados y arrendará la viña a otros labradores, que le entreguen los frutos a sus tiempos." Y Jesús les dice: "¿No han leído nunca en la Escritura: "La piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular. Es el Señor quien lo ha hecho, ha sido un milagro patente"? Por eso les digo que se les quitará a ustedes el reino de Dios y se dará a un pueblo que produzca sus frutos." Los sumos sacerdotes y los fariseos, al oír sus parábolas, comprendieron que hablaba de ellos. Y, aunque buscaban echarle mano, temieron a la gente, que lo tenía por profeta.  Palabra del Señor.

Reflexión

Es fácil llegar a la conclusión a la que llegaron los que escuchaban  de Jesús: "Hará morir de mala muerte a esos malvados y arrendará la viña a otros labradores, que le entreguen los frutos a sus tiempos." Pero lo que busca Jesús no son culpables sino personas capaces de reconocer los signos de la presencia de Dios y de cambiar para gozar de la misericordia del Señor.  Dios no busca la muerte del pecador sino que se arrepienta y viva.

Habitamos un mundo, un universo perfecto, casi todos los males que podemos percibir son causados por nosotros mismos, buscando intereses particulares. Cuantos son los que hoy acechan a los otros para robarle lo poco o mucho que poseen, los que matan para quedarse con lo ajeno, los que despojan a los más débiles valiéndose de su poder, de su tráfico de influencias y sus padrinos oficiales, para engordar sus fortunas… De hecho esta no es una conducta generalizada, pero tiene una gran influencia hoy entre nosotros y causa muchas actitudes de miedo y sobre todo, un ambiente de inseguridad e impunidad que neutraliza el encanto cotidiano.

Somos nosotros, hoy, los responsables de hacer producir vida a este mundo que Dios nos ha entregado. No podemos verlo extinguirse o marchitarlo nosotros mismos bajo excusas de que una golondrina no levanta temporal o de dejarle las cosas a los gobernantes. Dios nos ha proporcionado todo y nos ha enviado a Jesús su hijo para revelarnos el camino de la vida: La fraternidad y la justicia. Si nos seguimos distrayendo o si continuamos optando por hacerle daño a los demás o siendo indiferentes, perderemos la oportunidad de disfrutar de paz, de armonía, de alegría compartida, de salvación. Lo nuestro ha de ser la conversión, para seguir los pasos de Jesús; es vivir la esperanza en medio de nuestra realidad, buscando transformarla de acuerdo con la voluntad de Dios: La vida en abundancia, en igualdad... que Dios y la Virgen nos acompañen… 

No hay comentarios:

Publicar un comentario