miércoles, 14 de marzo de 2018

JESÚS DA TESTIMONIO DEL PADRE


“El Evangelio de Hoy”: Jn 5,31-47

Lectura del santo evangelio según san Juan:

En aquel tiempo, dijo Jesús a los judíos: "Si yo doy testimonio de mí mismo, mi testimonio no es válido. Hay otro que da testimonio de mí, y sé que es válido el testimonio que da de mí. Ustedes enviaron mensajeros a Juan, y él ha dado testimonio de la verdad. No es que yo dependa del testimonio de un hombre; si digo esto es para que ustedes se salven. Juan era la lámpara que ardía y brillaba, y ustedes quisieron gozar un instante de su luz. Pero el testimonio que yo tengo es mayor que el de Juan: las obras que el Padre me ha concedido realizar; esas obras que hago dan testimonio de mí: que el Padre me ha enviado. Y el Padre que me envió, él mismo ha dado testimonio de mí. Nunca han escuchado su voz, ni visto su semblante, y su palabra no habita en ustedes, porque al que él envió no le creen.
Estudian las Escrituras pensando encontrar en ellas vida eterna; pues ellas están dando testimonio de mí, ¡y no quieren venir a mí para tener vida! No recibo gloria de los hombres; además, les conozco y sé que el amor de Dios no está en ustedes. Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibieron; si otro viene en nombre propio, a ése sí lo recibirán. ¿Cómo podrán creer ustedes, que aceptan gloria unos de otros y no buscan la gloria que viene del único Dios? No piensen que yo les voy a acusar ante el Padre, hay uno que les acusa: Moisés, en quien tienen su esperanza. Si creyeran a Moisés, me creerían a mí, porque de mí escribió él. Pero, si no dan fe a sus escritos, ¿cómo darán fe a mis palabras?" Palabra del Señor.

Reflexión

El Evangelio de Hoy es un debate entre Jesús y las autoridades religiosas. No aceptan que Jesús sea vinculado a Dios. Hace falta que Dios mismo nos lo revele a través  de su Espíritu pues Dios quiere que todos y todas conozcan a su Hijo y nos salvemos por él. En este tiempo de Cuaresma estamos llamados a hacer un proceso profundo de conversión. Esta conversión no está tanto en pasar de pecadores a justos, sino en pasar de justos a hijos, y si somos hijos, también seremos herederos del misterio de Dios revelado en la persona de Jesús. La herencia es también una tarea, una misión de dar testimonio de lo que somos y heredamos. Lo importante es poner a Jesús en el centro de nuestra vida y aprender de él a vivir de cara a Dios y sirviéndole a nuestros hermanos y hermanas.

1 comentario:

  1. Buenas tardes, te felicito por el trabajo que haces. Fíjate bien en los evangelios que corresponden a cada día. Todos son buenos para dejarnos una enseñanza...en ese caso no pongas que es el Evangelio del día, porque son otras citas.
    Un saludo
    Celina

    ResponderEliminar