miércoles, 8 de noviembre de 2017

Optar por Jesús

“El Evangelio de Hoy”: Lc 14, 25-33


Lectura del santo evangelio según san Lucas:

En aquel tiempo, mucha gente acompañaba a Jesús; él se volvió y les dijo: "Si alguno se viene conmigo y no pospone a su padre y a su madre, y a su mujer y a sus hijos, y a sus hermanos y a sus hermanas, e incluso a sí mismo, no puede ser discípulo mío. Quien no lleve su cruz detrás de mí, no puede ser discípulo mío. Así, ¿quién de ustedes, si quiere construir una torre, no se sienta primero a calcular los gastos, a ver si tiene para terminarla? No sea que, si echa los cimientos y no puede acabarla, se pongan a burlarse de él los que miran, diciendo: "Este hombre empezó a construir y no ha sido capaz de acabar". ¿O qué rey, si va a dar la batalla a otro rey, no se sienta primero a deliberar si con diez mil hombres podrá salir al paso del que le ataca con veinte mil? Y si no, cuando el otro está todavía lejos, envía legados para pedir condiciones de paz. Lo mismo ustedes: el que no renuncia a todos sus bienes, no puede ser discípulo mío. Palabra del Señor.

Reflexión

En el Evangelio de hoy Jesús propone entender la renuncia a los bienes como donación solidaria. Algunas comunidades religiosas, como el grupo de los ‘esenios’ tenían la costumbre de exigir a sus miembros que entregaran sus bienes a la comunidad. Por el contrario, Jesús no pide esto, sino que advierte que lo primero es amarle a él sin apegos enfermizos hacia la familia o hacia el propio estilo de vida. Jesús no pide diezmos ni donaciones de cosas, pide la entrega amorosa y  personal.

Quien se siente identificado con Jesús y su anuncio aprende a amar sin límites. Ese amor por Jesús pasa por abrazar su causa, aunque esto implique literalmente cargar con una cruz. Estas exigencias hacen evidente que el seguimiento de Jesús comienza con una profunda evaluación de las propias convicciones. El hacendado se sienta a hacer cuentas para determinar el alcance de los recursos; el rey que se dispone a defender unas pretensiones delibera con sus consejeros, pero la persona que sigue a Jesús ora al Padre porque sabe que su opción escapa al cálculo racional y a la deliberación estratégica. Los bienes por los que opta quien ama a Jesús son inconmensurables respecto a los que proporciona el poder o la riqueza. Jesús promete estar siempre con nosotros y por eso, el alcance de nuestra vida va mucho más allá de lo que podemos imaginar con nuestros cálculos y proyecciones. Confiemos y sigamos a Jesús como él nos lo enseña, nada nos faltará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario