martes, 10 de octubre de 2017

OPTAR POR JESÚS

“El Evangelio de Hoy”: Lc 10, 38-42

Lectura del santo evangelio según san Lucas: 

En aquel tiempo, entró Jesús en una aldea, y una mujer llamada Marta lo recibió en su casa. Ésta tenía una hermana llamada María, que, sentada a los pies del Señor, escuchaba su palabra.
Y Marta se multiplicaba para dar abasto con el servicio; hasta que se paró y dijo: "Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sola con el servicio? Dile que me eche una mano."
Pero el Señor le contestó: "Marta, Marta, andas inquieta y nerviosa con tantas cosas; sólo una es necesaria. María ha escogido la parte mejor, y no se la quitarán." Palabra del señor.

Reflexión

Lo que nos pide el Evangelio es reaccionar de manera coherente frente a Jesús y su propuesta. Vivir lo que creemos. Escuchar lo que Jesús nos dice para poder seguir sus pasos y compartir su misión. Nosotros los cristianos y cristianas somos dados a reducir nuestra fe a ritos y costumbres. “El evangelio nos plantea un dilema de la vida cristiana: no basta con recibir a Jesús, ya que la mayor parte de la gente lo hace, incluso los no cristianos; es necesario elegirlo a él. Jesús llega a la casa de estas dos mujeres en calidad de huésped. Martha cumple religiosamente sus deberes de hospitalidad para con este invitado, pero no acude a su enseñanza; María, por el contrario, asume la condición de la discípula y se coloca a sus pies; la escucha de las palabras del maestro marca la diferencia con su hermana Martha.” Jesús no  está descalificando a Marta ni mini valorando su servicio, él quiere que nuestras acciones se desprendan de la escucha de su palabra.

Pongamos mucha atención pues en la vida cristiana puede ocurrir otro tanto. “Hemos recibido a Jesús a través de rituales religiosos de amplio reconocimiento social. Incluso podemos exhibir una partida de nuestro bautismo y de otros sacramentos pero tal vez no podemos decir lo mismo respecto a escuchar la palabra que Jesús nos comunica en la Biblia y en la vida. La actitud de estas dos mujeres nos lleva a reflexionar sobre nuestra propia manera de relacionarnos con Jesús y sobre aquello que es más relevante para la vida cristiana. Escoger la mejor parte significa aprender a escuchar la palabra de vida que Jesús nos revela en los evangelios y en el encuentro con nuestra comunidad de fe.” Abramos el corazón y dejemos que Jesús nos enseñe a vivir y compartir dentro de un espíritu de fraternidad y justicia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario