martes, 24 de octubre de 2017

ENCENDIDAS LAS LÁMPARAS

“El Evangelio de Hoy”: Lc 12, 35-38

Lectura del santo evangelio según san Lucas:

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: "Tengan ceñida la cintura y encendidas las lámparas; ustedes estén como los que aguardan a que su señor vuelva de la boda, para abrirle apenas venga y llame. Dichosos los criados a quienes el señor, al llegar, los encuentre en vela: les seguro que se ceñirá, los hará sentar a la mesa y les irá sirviendo. Y si llega entrada la noche o de madrugada y los encuentra así, dichosos ellos. Palabra del Señor.

Reflexión

Muchas veces caemos en la rutina y en la pasividad, no nos mueve a nada la palabra de Dios. Por eso, sería bueno que cada uno y cada una se dejara cuestionar por los textos que leemos o escuchamos. ¿Qué significa estar despiertos,  Cómo vivir la actitud de vigilancia a la que nos llama hoy el evangelio? La vida cristiana es un estado activo y consciente de opción por Jesús y su propuesta. Por eso hay que estar atentos a su llamada para responderle con prontitud y así no dejar pasar las oportunidades de  alegrarnos con su presencia y su mensaje.

Podemos interpretar la noche como los períodos de problemas, dificultades, duelo, enfermedades y todas esas realidades que nos llegan sin planificarnos y que nos hacen frágiles e impotentes. En esos momentos el Señor no está ausente, está siempre con nosotros y podemos escuchar su voz de apoyo y de solidaridad. Él no viene a quitarnos vida o intensidad sino a servirnos con amor y ternura. Nuestra vida será más intensa, más alegre cuando estemos más atentos a la palabra, a la causa y al proyecto integral de Jesús. No olvidemos que cada vez que Jesús se acerca a alguien en los evangelios es para aportarle alegría, salud, perdón, ánimo y fuerza para la vida.

Seamos nosotros también una presencia liberadora para quienes nos rodean. Crezcamos en confianza y acojamos a los demás, no buscando beneficios o intereses egoístas, sino sirviendo de sostén integral al otro y a la otra en lo concreto del día a día. Así  desea Dios estar presente en nuestra  vida. Construyamos una esperanza activa y productora de paz y de alegría al estilo de Jesús.

No hay comentarios:

Publicar un comentario