jueves, 14 de septiembre de 2017

COMENZAR POR NOSOTROS MISMOS

“El Evangelio de Hoy”: Lc 6,39-42

Lectura del santo evangelio según san Lucas:

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos una parábola: "¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán los dos en el hoyo? Un discípulo no es más que su maestro, si bien, cuando termine su aprendizaje, será como su maestro. ¿Por qué te fijas en la mota que tiene tu hermano en el ojo y no reparas en la viga que llevas en el tuyo? ¿Cómo puedes decirle a tu hermano: "Hermano, déjame que te saque la mota del ojo", sin fijarte en la viga que llevas en el tuyo? ¡Hipócrita! Sácate primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la mota del ojo de tu hermano." Palabra del Señor.

Reflexión

Es fácil culpar irresponsablemente a los demás disculpándonos a nosotros mismos de  lo que hacemos mal. La mota en el ojo ajeno la vemos con demasiada rapidez y claridad. Jesús nos habla, en este Evangelio de la necesidad de comenzar por nosotros mismos a asumir la responsabilidad de nuestras prácticas. En las comunidades cristianas podemos pasarnos la vida chismeando y criticando a los otros y creyendo que somos mejores que los demás. Jesús cree que el verdadero discípulo es el que tiene la capacidad de reconocer sus errores y reconocerse como parte constitutiva de una comunidad.  En nuestras familias, comunidades y grupos son muy comunes las dificultades en las relaciones interpersonales.

Es importante generar dinámicas, trabajos y espacios que nos ayuden a reconocer nuestras propias limitaciones personales y comunitarias, que ayuden a reconciliarnos y que nos permitan establecer mejores relaciones. Muchos proyectos y experiencias son muy buenos, pero terminan fracasando por problemas de comunicación. El Evangelio de hoy es una invitación a realizar cambios positivos en  nuestras vidas que  nos ayuden a revelar nuestras fortalezas y debilidades, a cultivar la humildad y a valorar a los hermanos tal y como son. Es la manera que Jesús nos enseña para ayudar a los demás asumiendo nuestras responsabilidades y abandonando actitudes y prácticas anti-fraternas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario