jueves, 13 de julio de 2017

VAYAN Y PROCLAMEN

Evangelio de hoy: Mt 10, 7-15

Lectura del santo evangelio según san Mateo

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «Vayan y proclamen que el reino de los cielos está cerca. Curen enfermos, resuciten muertos, limpien leprosos, echen demonios. Lo que han recibido gratis, denlo gratis. No lleven en la faja oro, plata ni calderilla; ni tampoco alforja para el camino, ni túnica de repuesto, ni sandalias, ni bastón; bien merece el obrero su sustento. Cuando entren en un pueblo o aldea, averigüen quién hay allí de confianza y quédense en su casa hasta que se vayan. Al entrar en una casa saluden; si la casa se lo merece, la paz que le desean vendrá a ella. Si no se lo merece, la paz volverá a ustedes. Si alguno no los recibe o no los escucha, al salir de su casa o del pueblo, sacudan el polvo de los pies. Les aseguro que el día del juicio les será más llevadero a Sodoma y Gomorra que a aquel pueblo.»
Palabra del Señor

Reflexión

Resuena la voz del Señor con un envío que quedará grabado en el corazón de los discípulos: "Vayan y proclamen". Este mandato explícito y urgente no acepta excusas ni retardos; requiere una respuesta de disponibilidad y generosidad para asumir las consecuencias del llamado. El discipulado madura en la conciencia de ser comunidad para la misión. Los apóstoles son enviados a las ovejas extraviadas de Israel y entre ellas realizarán la misión según propone Jesús: la tarea de curar, resucitar, limpiar, echar demonios...

Propuesta para que la fe tenga siempre como motivación el servicio a la vida: defenderla, amarla, cuidarla. Para que nuestra fe sea operativa en el modo de rescatar la vida en el entramado de una sociedad con signos de muerte, de espíritus inmundos que incitan al egoísmo, a las divisiones y odios, a los desenfrenos, a las guerras y conflictos, a las injusticias sociales. Una misión a vivirse con humildad y sencillez, ser mensajeros de paz y testimonios de una vida auténtica que expresa signos  salvíficos de lo que anuncia, anticipando el futuro que se proclama como triunfo del bien ante los males de nuestro mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario