lunes, 10 de julio de 2017

ELLA SE PUSO DE PIE

“El Evangelio de Hoy”: Mt 9,18-26

Lectura del santo evangelio según san Mateo:

En aquel tiempo, mientras Jesús hablaba, se acercó un personaje que se arrodilló ante él y le dijo: "Mi hija acaba de morir. Pero ven tú, ponle la mano en la cabeza, y vivirá." Jesús lo siguió con sus discípulos. Entretanto, una mujer que sufría flujos de sangre desde hacía doce años se le acercó por detrás y le tocó el borde del manto, pensando que con sólo tocarle el manto se curaría. Jesús se volvió y, al verla, le dijo: "¡Ánimo, hija! Tu fe te ha curado." Y en aquel momento quedó curada la mujer.
Jesús llegó a casa del personaje y, al ver a los flautistas y el alboroto de la gente, dijo: "¡Fuera! La niña no está muerta, está dormida." Se reían de él. Cuando echaron a la gente, entró él, cogió a la niña de la mano, y ella se puso en pie. La noticia se divulgó por toda aquella comarca. Palabra del Señor.

Reflexión

¿Cuál es la buena noticia que revela el texto del Evangelio de Hoy? En una sociedad que niega importancia a la mujer y que se rige por códigos machistas y patriarcales excluyentes, Jesús muestra la misericordia de Dios quien no hace distinción de personas. En su caminar misionero, Jesús encuentra, libera y dignifica a dos mujeres. Y un extranjero se convierte en símbolo de fe, ya que cree que Jesús tiene poder sobre la muerte.

La misión de Jesús es la de testimoniar el amor de Dios. Jesús siente la presencia de la mujer que le toca en medio del tumulto, porque, más que las masas, a Jesús le interesan las personas, y que éstas recuperen su dignidad; por eso visibiliza a la mujer, la identifica, la sana y le devuelve su lugar en la sociedad. No quiere avergonzarla sino ponerla en el centro.

¿Y nosotros, qué estamos haciendo por los marginados de hoy? Es muy fácil asociarse a los grupos de poder, a quienes son protagonistas de los movimientos actuales. Es casi “natural”, pero sabemos que el evangelio nos enseña a privilegiar a los más necesitados por la urgencia que implica sanar y salvar su vida. Ánimo, Dios está a  nuestro favor. Hagamos lo mismo por quienes comparten nuestra vida día a día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario