miércoles, 17 de mayo de 2017

UNIDOS A JESÚS

“El Evangelio de Hoy”: Jn 15,1-8

Lectura del santo Evangelio según San Juan

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: «Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el viñador. Todo sarmiento que en mí no da fruto, lo corta, y todo el que da fruto, lo limpia, para que dé más fruto. Ustedes están ya limpios gracias a la palabra que les he dicho. Permanezcan en mí, como yo en ustedes. Lo mismo que el sarmiento no puede dar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid; así tampoco ustedes si no permanecen en mí. Yo soy la vid; ustedes los sarmientos. El que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto; porque separados de mí no pueden hacer nada. Si alguno no permanece en mí, es arrojado fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los recogen, los echan al fuego y arden. Si permanecen en mí, y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran y lo conseguirán. La gloria de mi Padre está en que den mucho fruto, y sean mis discípulos. Palabra del señor.

Reflexión

Jesús revela a sus discípulos su deseo más profundo: “Permaneced en mí”. Conoce su cobardía y mediocridad. En muchas ocasiones les ha recriminado su poca fe. Si no se mantienen vitalmente unidos a él no podrán subsistir. Si no se mantienen firmes en lo que han aprendido y vivido junto a él, su vida será estéril. Si no viven de su Espíritu, lo iniciado por él se extinguirá. Esto va para nosotros hoy.

En los discípulos o seguidores de Jesús ha de correr la savia que proviene de Jesús. “El que permanece en mí y yo en él, ese da fruto abundante, porque sin mí no pueden hacer nada”. Separados de Jesús, quienes lo seguimos no podemos nada. Jesús no solo les pide que permanezcan en él. Les dice también que “sus palabras permanezcan en ellos”. Que vivan de su Evangelio. Esa es la fuente de la que han de beber. En los evangelios nos ponemos en contacto con su mensaje, su estilo de vida y su proyecto del Reino de Dios. Nada tiene más fuerza evangelizadora que la experiencia de escuchar juntos el Evangelio de Jesús desde las preguntas, los problemas, sufrimientos y esperanzas de nuestros tiempos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario