martes, 8 de noviembre de 2016

¿QUÉ TENEMOS QUE HACER?

“El Evangelio de Hoy”: Lc 17,7-10

Lectura del santo evangelio según san Lucas.

En aquel tiempo, dijo el Señor: "Supongan que un criado de ustedes trabaja como labrador o como pastor; cuando vuelve del campo, ¿quién de ustedes le dice: "En seguida, ven y ponte a la mesa"? ¿No le dirán: "Prepárame de cenar, cíñete y sírveme mientras como y bebo, y después comerás y beberás tú"? ¿Tienen que estar agradecidos al criado porque ha hecho lo mandado? Lo mismo ustedes: Cuando hayan hecho todo lo mandado, digan: "Somos unos pobres siervos, hemos hecho lo que teníamos que hacer." Palabra del Señor.

REFLEXIÓN

¿Y qué es lo que tenemos que hacer? ¿Cómo saberlo? ¿Cuándo se termina esta tarea? Creo que se trata de nuestra vocación humana y cristiana. Lo nuestro es seguir a Jesús, ser sus discípulos y discípulas. Nuestro día a día tiene que ser el servicio a nuestros semejantes y a toda la creación de Dios. Hemos de preguntarnos,  ante toda situación que se nos presente, qué me pide Dios en esta realidad concreta… Y las respuestas que encontremos apuntan hacia nuestra vocación. ¿Hemos hecho ya el discernimiento de nuestra vocación? No es nada fácil pues para ello tenemos que viajar a nuestro interior y llevar con nosotros, la realidad que viven nuestras comunidades. 

El hilo conductor de la vocación que Dios nos regala será siempre el servicio generoso y desinteresado a los demás. Las áreas de servicios a nuestras comunidades las elegimos nosotros a partir de nuestros carismas, de nuestras aptitudes y Dios la confirma con su presencia silente y significativa.  Estamos celebrando la semana vocacional, un buen espacio para hacerse la pregunta sobre lo que Dios nos pide y para unirnos en oración por las vocaciones sacerdotales y religiosas que tantas faltas hacen en muchas Iglesias locales. Que Dios nos aclare y Jesús nos guie en nuestro deseo de unirnos asiduamente a su misión de amor y servicio por el Reino de Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario