sábado, 22 de octubre de 2016

CONVERSIÓN Y SALVACIÓN

“El Evangelio de Hoy”: Lc 13, 1-9

Lectura del santo evangelio según san Lucas:

En aquella ocasión, se presentaron algunos a contar a Jesús lo de los galileos cuya sangre vertió Pilatos con la de los sacrificios que ofrecían. Jesús les contestó: "¿Pensáis que esos galileos eran más pecadores que los demás galileos, porque acabaron así? Les digo que no; y, si no se convierten, todos perecerán lo mismo. Y aquellos dieciocho que murieron aplastados por la torre de Siloé, ¿piensan que eran más culpables que los demás habitantes de Jerusalén? les  digo que no; y, si no os convierten, todos perecerán de la misma manera."
Y les dijo esta parábola: "Uno tenía una higuera plantada en su viña, y fue a buscar fruto en ella, y no lo encontró. Dijo entonces al viñador: "Ya ves: tres años llevo viniendo a buscar fruto en esta higuera, y no lo encuentro. Córtala. ¿Para qué va a ocupar terreno en balde?" Pero el viñador contestó: "Señor, déjala todavía este año; yo cavaré alrededor y le echaré estiércol, a ver si da fruto. Si no, la cortas." Palabra del Señor.

REFLEXIÓN


El evangelio de hoy nos llama a interpretar la vida de manera positiva y responsable. Ya sabemos que Dios no castiga a nadie por su pecado. Las enfermedades no vienen de Dios, son parte de la vida y hay que cuidarse de ellas, prevenirlas y curarlas. Frente a nuestro pecado, la actitud a asumir no es el miedo a la posibilidad de terminar castigado por Dios, la actitud cristiana es la conversión, el cambio de vida y la reparación del mal causado de acuerdo a nuestras posibilidades. Dar frutos de vida y posibilitar con nuestros compromisos comunitarios, que otros también aporten buenos frutos de cambio. Así que reactivemos nuestra fe en el Dios de Jesús, y,  como él, dispongámonos a transformar la realidad con nuestra acción. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario