lunes, 9 de septiembre de 2013

¿CUÁNDO HACER EL BIEN?


 “El Evangelio de Hoy”: Lucas 6,6-11
Lectura del santo evangelio según san Lucas:
Un sábado, entró Jesús en la sinagoga a enseñar. Había allí un hombre que tenía parálisis en el brazo derecho. Los escribas y los fariseos estaban al acecho para ver si curaba en sábado, y encontrar de qué acusarlo. Pero él, sabiendo lo que pensaban, dijo al hombre del brazo paralítico: "Levántate y ponte ahí en medio." Él se levantó y se quedó en pie. Jesús les dijo: "Les voy a hacer una pregunta: ¿Qué está permitido en sábado: hacer el bien o el mal, salvar a uno o dejarlo morir?" Y, echando en torno una mirada a todos, le dijo al hombre: "Extiende el brazo." Él lo hizo, y su brazo quedó restablecido. Ellos se pusieron furiosos y discutían qué había que hacer con Jesús. Palabra del Señor.
 
Reflexión
 
Todo ser humano, queriendo o no, vive conflictos grandes u pequeño en su vida personal y en su relación con los demás y con su entorno. El evangelio de hoy muestra un ejemplo de los muchos conflictos que vivió Jesús con los grupos e instituciones de su tiempo. Un hombre con una mano paralizada asistiendo a la sinagoga, donde Jesús lo cura. Hasta allí no existe ningún problema. El conflicto es invisible. Las intenciones de los letrados y fariseos son contrarias a las intenciones de Jesús. Para los letrados y fariseos curar en sábado contradecía claramente la ley del descanso. Para Jesús, el descanso del sábado es relativo. Para salvar una vida, es válido transgredir la ley. El evangelio de Lucas ha venido mostrándonos a lo largo de estos últimos días que la razón por la cual Jesús entra en conflicto con sus contemporáneos tiene que ver con el hecho de que Jesús coloca la dignidad de las personas por encima de cualquier precepto legal. La misión de Jesús es aportar la Buena Noticia. Es buena noticia vivir sanos, libres de enfermedades y preocupaciones enfermizas. Esto no gusta a los fariseos y escribas porque pone en evidencia un sistema que aliena en vez de liberar, que esclaviza en vez de salvar. El peligro es el de cumplir con asuntos religiosos para quedar bien con Dios y que después él nos pague en el más allá. Jesús nos enseña, con hechos y palabras que “Hoy ha llegado la salvación”, no hay que hipotecar el presente por miedo al futuro, hoy podemos ir gustando y disfrutando los beneficios de la presencia del Dios con nosotros. Aunque sabemos que la salvación definitiva es mucho más que la salud del cuerpo, apurémonos por ser eficaces en la práctica de nuestra fe. Seamos remedio a los males que hacen sufrir a quienes nos rodean. Dejemos pasar a través de nosotros el amor de Dios por su pueblo y especialmente a favor de los más necesitados, como lo hace Jesús. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada