jueves, 23 de mayo de 2013

DENLES USTEDES DE COMER


“El Evangelio de Hoy”: Lucas 9, 11b-17
Lectura del santo evangelio según san Lucas:

En aquel tiempo, Jesús se puso a hablar al gentío del reino de Dios y curó a los que lo necesitaban.
Caía la tarde, y los Doce se le acercaron a decirle: «Despide a la gente; que vayan a las aldeas y cortijos de alrededor a buscar alojamiento y comida, porque aquí estamos en descampado.»
Él les contestó: «Dadles vosotros de comer.»
Ellos replicaron: «No tenemos más que cinco panes y dos peces; a no ser que vayamos a comprar de comer para todo este gentío.»
Porque eran unos cinco mil hombres.
Jesús dijo a sus discípulos: «Decidles que se echen en grupos de unos cincuenta.»
Lo hicieron así, y todos se echaron.
Él, tomando los cinco panes y los dos peces, alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición sobre ellos, los partió y se los dio a los discípulos para que se los sirvieran a la gente. Comieron todos y se saciaron, y cogieron las sobras: doce cestos. Palabra del Señor.


Reflexión


El Evangelio de Hoy nos vuelve a presentar el texto de la multiplicación de los panes. La Iglesia ha colocado para hoy la fiesta de Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote que se celebra cada año el jueves siguiente al domingo de Pentecostés. ¿Qué significa que Jesús sea Sumo y Eterno Sacerdote? Significa que Jesús es servidor, entregado, consagrado al servicio del mundo. Jesús no solo ofrece oraciones y sacrificios externos por el Pueblo de Dios sino que se ofrece él mismo por la salvación de todos y de todas. Los sacerdotes de antes y los de hoy no ofrecemos más que ritos y liturgias formales en nombre del Pueblo de Dios. Nos falta esa entrega generosa que nos ha mostrado Jesús. Todos participamos del Sacerdocio de Cristo, pero también de su llamado a servir a los más necesitados. El episodio de la multiplicación de los panes es un símbolo de su gracia, de su preocupación efectiva frente a las necesidades de quienes le rodean. Ante el problema de falta de alimento, los discípulos quieren buscar la solución por fuera, pero Jesús soluciona el problema desde dentro: “denles ustedes de comer”. Podremos tener muchas excusas como los discípulos de Jesús pero él nos seguirá enviando a darles nosotros de comer. Las comunidades cristianas somos llamadas a buscar soluciones a los problemas que aquejan nuestra sociedad. Como Jesús, oremos y trabajemos a favor de la fraternidad, del compartir lo mucho y lo poco, de la justicia y de la paz que tanta falta nos hace hoy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada